5 de mayor, 9: 07 de la mañana

Publicado: mayo 5, 2010 en Uncategorized

A veces y en pocos días tu vida cambia. Cambia y tú eres testigo de ese cambio, el cual con mucho rencor y miedo vas asumiendo.

Escribí varias entradas, pero tuve miedo a publicarlas. Era como si traicionara mis cambios, pues ya habia asumido que estos iban a ocurrir.

Me quitaron de un día para otro los antidepresivos, y después de tres días sin dormir apenas, y lo dormido era pegando patadas y voces, llegué a la conclusión de que se debía a la ausencia de estos.
Fui a la farmacia para comprar preservativos y me animé para preguntar por tal duda. El farmaceutico se saltó sus reglas y me vendió una caja de antidepresivos sin receta médica, justifico su confianza en mi y me dicho como debía tomarmelos para así poder vivir sin ellos, algún día.

Así lo prometí y así lo estoy haciendo, aunque debo de admitir que aquel dia que no lo consumo mi alma se encuentra algo más triste, bastante más triste.

Comencé la relación con una persona muy importante para mi, tuve miedo al principio y tengo miedo ahora. Tras cuatro meses, le confesé mi relación estúpida con la comida, necesitaba saberlo para entender cada una de las situaciones complicadas que a veces se me presentaban en  mi vida diaria, con él y que yo intentaba disimular pero me costaba infinitamente.

Es como si en el cambio fuera más conciente de mis reacciones, de mis comportamientos, y como si pudiera ya darle explicación a ellos.
Acabo de desayunar, hace una semana o así que no intento vomitar y ansio hacerlo. Mucho, tanto. Pero no, aquí sentada estoy, escribiendo y escuchando música para que todas las ansias vayan desapareciendo.

La relación con mi actual pareja va increiblemente bien, pero le pille varias mentiras. La mentira, por mínima que sea, araña mi corazón de tal manera que desea abandonarlo todo, completamente todo.
Por lo que necesito que sea una relación realmente perfecta ( ¿Qué extraño que yo quiera perfección, no?), y para ello necesito que jamás y por muy mínima que sea me mienta.
Necesito que todo quede como está, que todo avance por el camino correcto, necesito ser feliz, necesito liberarme de esta horrible enfermedad.

No puedo quedar de mal humor tras cada comida, no puedo estar triste el día de ausencia antidepresiva, no puedo mirar el inodoro con deseo, no puedo desear morir en muchas ocasiones, no puedo no tenerle miedo a un adios eterno, no puedo no dar gracias a mi vida, no puedo no olvidar el daño, no puedo hacer infeliz a nadie.

No puedo hacerme infeliz a mi.

Pdt: os leo a todas y cada una de vosotras. Agradezco vuestros comentarios infinitamente. Me encanta saber de vosotros, de como vais en vuestro camino.
Sigo como siempre leyendo vuestros grandes espacios. Escribir habitualmente, me gusta saber de vosotras!:)

Anuncios
comentarios
  1. Santika dice:

    Los antidepresivos son tema de cuidado… ojalá busques una supervisión, es cosa muy delicada tu cerebro…
    Veo que vas bien, que estás esforzándote… qué alegría. No será rápido ni fácil (eso lo sabemos bien), pero valdrá la pena cuando podamos hacer nuestras cosas, tomar decisiones y actuar sin tener que interponer ideas o pautas sobre la comida o el peso. Vivir sin el yugo de los trastornos… qué maravilla, y por ella hay que trabajar mucho. Disfruta tu relación, recuerda que nadie es perfecto, necesita saber qué buscas y qué esperas de él, de la relación, y necesitas saber y hacerle saber, que esperas de ti misma. Pero, vaya, no te devanes los sesos demasiado en planteamientos…disfruta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s