28 de febrero. 23.45 horas

Publicado: febrero 28, 2010 en Uncategorized

La soledad atormenta la mente algo débil.
Pensar realmente que algo dañino circula siempre por tu cabeza, cansa.
Es justo el sentimiento que  más adormece mi alma, el cansancio.

Es duro y obsceno la autodestrucción a si misma. Da igual que no haya sangre de por medio, poco importa eso. El desgaste llega tan hondo que va perforando poco a poco cada paso que intentas dar en el camino. Sin ello.

Escuchar que tu estado es depresivo  y que estás envuelta en una enfermedad asusta. Sientes el miedo obstuso, que poco te deja ver, de  que tu vida ha ido en un mismo ciclo, y que se acaba.

Si todo lo que envuelve tus días te daña, como bien sabes, pero ahora debes desafiarlo con todas las fuerzas habidas y por haber, si todo el significado de tu vida se intenta diluir, borrar, extinguir. ¿Qué queda en ti?

Lloras vestida de una esperanza absurda hacia una perfección demasiado significante para ti. Tanto que tu vida se enlaza a un camino en el cual tu eres ese muñeco protagonista que es dirigido por ti misma. La lucha se fragua hacía , la siempre poderosa y cruel tu.

Paseas, lees, escuchas, respiras, duermes, ríes, hablas, cantas, peinas, maquillas, cumples todo aquello que siempre hiciste. Todo adornado con él.

Si señores y señoras, con el odioso TRANSTORNO DE ALIMENTACIÓN que sufro.

Y apenas me quedan lágrimas y el escozor que siento en mi interior es terriblemente doloroso.
Que daría, QUE LLEGARÍA  a dar por dejar de perder mis dias, por poder disfrutar de un donut o de una simple pechuga de pollo.
Que daría por dejar de pesarme, de mirarme al espejo y escupirme, de vocear lo asquerosamente que me veo. Como dejar que mis piernas muestren su anchura sin preocupaciones, como salir a la calle y no sentir miedo e inseguridad a cada paso.

Como dejar de sentirme continuamente frustrada con tres mil ideas absurdas sobre SIEMPRE LO MISMO: mi cuerpo, la comida, la seguridad, la belleza, la perfección.

Anuncios
comentarios
  1. Rossie dice:

    ¿Qué queda de mí? Tantas veces me lo he preguntado. Y voy a decirlo en primera persona porque no puedo decir, “la enfermedad ha hecho esto y lo otro de mí”. Me he consumido, me he deshecho, me he perdido, dañado, desconocido. Yo lo he hecho, lo sigo permitiendo.
    yo también daría lo que fuera por tener una vida normal y una relación sana con la comida como la que describís, aunque, y aquí está la parte más siniestra de mí misma que busca con excusas no cambiar, a veces creo que sin la bulimia y sin la obsesión no sería yo.
    Es como querer estar y no estar… Y tenés tanta razón cuando decís que absolutamente todo lo que hacemos en nuestras vidas va “adornado” con este trastorno… Más que adornado yo ´diría ensuciado, corrompido.
    Siempre ha sido lo mismo, pero si de algo estoy segura, y eso es lo que me hace seguir aquí, es de que se puede ir en contra de toda esa basura y a favor de nosotras mismas.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s