23 de enero. 20,50 horas. Defraudada.

Publicado: enero 23, 2010 en Uncategorized

Creo que es hora de hablar.
Es un dolor algo mas profundo de lo normal. O no quizá de lo normal pero si de lo que me ha podido doler otras veces.

Repetí plato, respiré y sentí la mayor asquerosidad nunca sentida. Miré de nuevo, algo removía perturbadamente mi estómago. No podía remediarlo. Seguí comiendo con algo más de rapidez y antes de terminar ya sabía que iba a intentar sacarlo todo. Lo sabia, estaba ya algo más que pactado.
Apenas hubo discursión. Esta vez no.

Me levanté, recogi rapidamente y fregue los platos. La estrategía estaba preparada, no era yo. Cerré la puerta de salón en dos ocasiones, loca de disimulo cogí la botella de agua de mi cuarto, me edentré en el cuarto de baño. Bebí agua sin piedad y para fuera. Una y otra vez. Una y otra vez.
Apenas escupí. Ahora si que sentía necesidad de vomito, era algo físico, el cuerpo necesitada realizar el intento. Me miré al espejo. ¡BASTA! Afirmé, pero volví a la taza, y el estruendo sólo valió para que fuera sonado fuera.

Tras lavarme los dientes. Salí.

-¿EStás bien? Me preguntó.
Avergonzada. Más no podía estarla. Le dije: si, estoy bien-.
Las lágrimas aún habitaban mis ojos. Sentía que le habia defraudado, A MI AMIGA, me había pillado vomitando. Esto debía de acabar. No podia seguir así. No podía. Me sentí acabada, horrible, asquerosa, egoísta, medio muerta.
Ella tensa, algo cabreado y resignada apenas hablaba. Y yo intentaba aparentar normalidad. Pero ambas sabiamos que todo florecía por minutos, que nada se había ido. Que mi lucha sólo quedaba en eso. En una lucha poco efectiva.

Me acosté durante un rato con el dolor más horroroso nunca sentido. Sentí que debía pedirle perdón, sentí que debía de llorar y gritar que no era yo. Que yo no soy asi.

¿Pero para qué? Nada serviría. Lo iba a repetir, LO VOY A REPETIR.

Me levanté decidida y llame a la psicologa. Esa a la cual un día fuí. Uno.

24 horas más tarde la cita estaba anulada. YO PUEDO, me dije. YO PUEDO, (de nuevo engañarme).

Anuncios
comentarios
  1. Lilith dice:

    A veces es duro reconocer que no podemos solas. Saldremos de esto sólo nosotras, pero no nosotras solas. Si ya tu amiga se dio cuenta, reconsidera hablar con ella o ir con la psicóloga… Ánimo, vomitar es horrible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s